Estamos reduciendo la huella de carbono de cada oficina en todo el mundo a través de un programa gestionado por nuestra casa matriz, WPP, y nuestro objetivo es que todas nuestras oficinas tengan la certificación como verdes en 2011.

En Diciembre de 2009, trasladamos nuestras oficinas centrales de Nueva York a un nuevo edificio en el 200 de la Quinta Avenida que cuenta con la Certificación de Oro en Liderazgo en Diseño medioambiental y Energético (LEED®).

Entendemos la sostenibilidad como una transformación sistémica del negocio que debe contribuir a la triple cuenta de resultados. Ahora es parte esencial de nuestra manera de trabajar, está en nuestro ADN; tanto que los empleados de todo el mundo se han adherido al Sustainable Life Media's Boot Camp como fuente de información sobre últimas investigaciones para todos nuestros clientes.

Hemos demostrado el papel fundamental que la comunicación juega a la hora de dar forma al futuro de la sostenibilidad y animamos a nuestros clientes, a los medios y a nuestros empleados a analizar y a actuar en todos los asuntos-pequeños o grandes-que tienen impacto en el largo plazo, como son la innovación, el packaging, las energías renovables, los patrones de consumo, etc.

Finalmente, Cohn & Wolfe se ha comprometido a trabajar durante varios años de forma desinteresada para el Proyecto Kasei. Aportamos nuestro tiempo, recursos y la creatividad colectiva para aumentar el conocimiento sobre el “Vortex de Plástico”- una superficie en el Océano Pacífico, dos veces mayor que el Estado de Texas, donde toneladas de plásticos y desechos se han acumulado al confluir las corrientes.

Cuando los plásticos entran en nuestro sistema fluvial aniquilan la vida marina, alteran los ecosistemas, llenan de toxinas el agua y, además, acaban entrando a formar parte de nuestra cadena alimenticia. Nuestra participación quiere contribuir a ese gran objetivo de conseguir océanos más limpios, evitar la producción de plásticos de un solo uso y estimular su reciclaje.

Se trata de un problema global, que no tiene una solución sencilla y por ello ha llamado nuestra atención poderosamente. Requerirá de un pensamiento atrevido, argumentos persuasivos y acciones llamativas para su resolución. Este es el tipo de retos que inspiran a nuestra gente y nos mueven a la acción, al mismo tiempo que ayudamos a otros. Esto es pensar en la triple cuenta de resultados.