¿Quién quiere casarse con mi marca?

26th nov 2013 | Enviado por Juan Manuel Dortez Juan Manuel Dortez's picture

Haciendo gala del original reality de Cuatro, las marcas también desean encontrar su particular “matrimonio” o “compromiso” con su público. Y es que desde hace ya algún tiempo, las marcan han dejado de ser entes carentes de emoción para empezar a mostrar su lado más personal. ¿A qué se debe esta apuesta por la “humanización” de las marcas? ¿Se trata de una decisión apropiada o se acabarán arrepintiendo de mostrar esa “sensibilidad” en público?

Para poder contestar a estas preguntas, creo que hay que empezar diciendo que el altísimo nivel de competencia de los mercados no garantiza que las empresas que ofrezcan la mejor calidad vayan a ser las más exitosas. Es ahí donde entra en juego el poder de la comunicación para conseguir que el público vea a una empresa como líder indiscutible del sector. Hacer ver que una marca también tiene su corazoncito, puede marcar la diferencia entre el éxito y el olvido.
 
Sin embargo, la tarea de humanizaciónno se consigue de un día para otro, es un proceso a largo plazo, y que aporta como principal ventaja la eliminación de las barreras entre consumidores y marcas. Al mostrar esa cercanía como marca, estamos apostando por las relaciones, invirtiendo en las personas, en nuestro público.
 
Si aún no nos hemos puesto a ello…¿Cómo podemos empezar nuestra estrategia de humanización de marca?

  • Como (casi) siempre, lo primero de todo es definir unos objetivos a conseguir con este nuevo estilo de comunicación. ¿Qué buscamos: un cambio de imagen, conversar con nuestro público, darnos a conocer, etc.? Una vez tengamos estos objetivos bien definidos es cuando pasaremos a establecer las líneas de estrategia para conseguirlos.
     
  • Encontrar nuestro propio estiloy una vez encontrado, mantener la consistencia, ya que será nuestro sello de calidad para diferenciarnos de los competidores. Debemos encontrar qué canales de comunicación y qué estilos son los mejores para comunicar los atributos de la marca. En comunicación, la originalidad es un valor muy preciado, por lo que no debemos limitarnos a copiar la estrategia de comunicación de la empresa líder del sector, ya que solo nos generaría rechazo y reforzaríamos la imagen de la otra empresa como líder, sino crear nuestra propia línea o estilo de comunicación.

    Algunos de los estilos de comunicación que más éxito tienen van en enfocados a causas sociales, como “Juntos repartimos sonrisas”desarrollado por Colgate en colaboración con la Fundación Theodora, para hacer sonreír a los niños hospitalizados. Otro gran ejemplo es el que realizó la compañía de telecomunicaciones tailandesa True Corporation, donde un niño pequeño es pillado robando medicinas para su madre.
     
    Otra gran opción es apostar por la intriga. La intriga puede abrirnos las puertas hacia la diferenciación. Si en nuestra comunicación conseguimos que nuestro público se quede con ganas de conocer más acerca de la marca, de las actividades que realiza, de las soluciones que aporta, etc. estamos favoreciendo que el público la recuerde más fácilmente y se decante por ella. Sin duda, una buena herramienta para utilizar este estilo de comunicación de la mejor manera posible es el Storytelling, que nos puede ayudar a crear un entorno mágico alrededor de un producto.
     
    El humor es también una gran alternativa para dar un nuevo aire a una marca, hacerla más atractiva y, por supuesto, más humana. Incluir humor como elemento imprescindible en nuestra comunicación nos permite acercarnos a nuestro público de una manera positiva. Esto puede hacer que el público empatice con la marca, aunque a primeras no tenga nada en común con ella. De esta manera rompemos las distancias entre usuario y marca, haciendo ver que ambas comparten sentido del humor, preocupaciones, estado de ánimo, etc.
     
    Con este tipo de acciones, las marcas consiguen acercarse a la realidad de la sociedad. Sin embargo, para que esto se revierta en una mejora de la reputación, es fundamental demostrar que los compromisos que se han establecido en la comunicación son a largo plazo y no se trata de una “sensibilidad” falsa. El perfil del consumidor ha evolucionado enormemente, convirtiéndose en un crossumer, que analiza y exige que ese compromiso del que se habla sea cierto.
     

  • Romper el hielo. Al igual que sucede en la vida real, quien quiere conseguir algo tiene que lanzarse a por ello, las marcas tienen que lanzarse a “conquistar” a su público. Tanto en la comunicación offline como online no es aconsejable actuar como espectador pasivo. Especialmente en Social Media, debemos dar el primer paso e ir abriendo los caminos que lleven al engagement de una empresa con su público. De esta forma, estamos construyendo relaciones a largo plazo.

 
Ahora que se acerca la Navidad es la mejor época para observar este tipo de estrategia entre compañías de todo tipo de sectores. Las acciones de PR de esta época suelen estar enfocadas a estrechar lazos, a fortalecer ese vínculo creado entre una marca y su público. Lo que es realmente atemporal y necesario para cualquier compañía que quiera ganarse un hueco en el mercado, es su apuesta por la correcta comunicación de sus atributos y valores, con el claro objetivo de que cada uno de sus usuarios se comprometa con ella para toda la vida.

Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.