En una campaña de comunicación, ¿es imprescindible que la marca sea claramente visible?

8th sept 2016 | Enviado por Javier Giner Javier Giner's picture
En muchas campañas de comunicación podemos ver como, en todos los canales que se usan para comunicar, la marca es claramente visible hasta en el más mínimo detalle o elemento. Y es que, en muchas ocasiones las marcas confunden el estar presente con el ser visible, y, definitivamente, no es lo mismo.


Fuente: Flickr
 
Una marca puede optar por seguir un tipo de estrategias en donde su identidad visual no es tan visible, pero que siguen siendo una buena opción si las acciones aportan una serie de valores a la compañía de forma implícita.
 
¿Qué es mejor?: ¿ser fácilmente reconocido y que el público sepa que nuestra compañía está detrás de esa campaña, o por el contrario, no darle tanto protagonismo a la marca e intentar llegar indirectamente a la mente de nuestro target?
 
En este sentido, generar Contenido de Marca es una técnica actualmente muy utilizada por las grandes y pequeñas marcas. El objetivo es que dicha marca conecte con su target de una forma mucho más natural y que, si bien pueda existir una presencia explícita de la marca, la conexión sea más sutil, por asociación a valores de la marca y territorios en común con su target.
 
Si echamos la vista atrás, un claro (y pionero) ejemplo de esta práctica puede ser el caso de Popeye, que allá por los años treinta fue un encargo de la Cámara de Productores de Espinacas de Estados Unidos con el objetivo de aumentar el consumo de esta verdura entre los niños. En este sentido, se les ocurrió desarrollar una tira cómica de un marinero musculoso que se hacía fuerte al tomar espinacas. La estrategia de comunicación que conformaba dicha campaña resultó ser todo un éxito, ya que se produjo un importante aumento de su consumo entre la población infantil en los años siguientes.
 
Hoy en día, es posible utilizar diferentes medios o canales para construir un contenido relevante de forma creativa y participativa. Muchas marcas producen materiales propios con el objetivo de ser difundidos en los medios de comunicación. En ellos, más que presentar los productos que intentan vender, lo que hacen es proporcionar un contenido (formativo, informativo o de entretenimiento) y así transmitir los valores de su marca.
 
Estamos en un mercado muy maduro y competitivo, las agencias de comunicación y relaciones públicas lo sabemos muy bien. No podemos siempre esperar que, como en el caso de Popeye, los contenidos que generemos lleven a nuestro público a comprar.
 
Y es que, al final, lo que realmente importa es que la estrategia de la campaña esté bien diseñada y responda a un objetivo claro. No será igual buscar notoriedad de marca, que generar fidelidad, estimular a la acción, etc. Si lo hacemos bien, los contenidos que generemos pueden ser un buen aliado. Además, la estrategia de contenidos iguala a las marcas: No importa si eres una PYME o una gran empresa, ni si es de un sector sexy o de uno más “aburrido” o técnico. Hay un contenido que tu público objetivo quiere, pero debe ser un contenido bueno.
 
Por ello, cuando hablamos de comunicar, lo que importa es hacerlo bien. Si es así, los consumidores no tendrán problema en que tu marca esté muy presente, quizá al contrario, porque les proporciona un contenido que adoran.