Storytelling… ¿Algo nuevo o reinventado?

6th jun. 2014 | Enviado por Juan Manuel Dortez Juan Manuel Dortez's picture
Trabajar en relaciones públicas te obliga, quieras o no, a aprender un gran abanico de anglicismos que se acaban convirtiendo en tu día a día. Que si hay que ponerse con un “Pitch”, apostar por una técnica de “storytelling”, calcular un “fee” para el cliente, terminar la “checklist de to-dos”, planificar el “timming” de acciones, etc. Estos son solo algunos de los ejemplos más usados en el mundillo. Si ya salimos a la calle, términos como “Selfie” (también bastante usado en comunicación) están ahora más de moda que nunca. Sin embargo… ¿Realmente hacen referencia a conceptos nuevos? ¿O quizás los llevamos usando toda la vida solo que bajo otro nombre y en español (y seguramente menos atractivo)?
 

Surjan o no nuevos términos, tanto en inglés como en español, lo cierto es que la comunicación es un sector que evoluciona de manera rápida y constante, en donde surgen nuevas tendencias y modas y donde las antiguas se vuelven a poner de moda. Dentro de esta rápida evolución, hay recursos que logran estar siempre presentes y a la vanguardia, por mucho que pase el tiempo. Uno de estos recursos es el storytelling, el clásico concepto de contar o narrar historias, que podrá evolucionar o adaptarse a las necesidades comunicativas del momento, pero ha estado y seguirá estando presente activamente en nuestro sector (aunque muchos hablen de “nueva forma de hacer marketing o comunicar”).

Qué pueden hacer las agencias de comunicación para sacar el máximo partido de esta técnica:

Las agencias de comunicación pueden aprovechar esta técnica para crear nuevos ángulos noticiables e historias de interés tanto para los medios de comunicación como para sus públicos. De esta forma, el nuevo dentífrico que lance Colgate o el próximo coche de Mercedes se convertirán en una historia que el consumidor quiere escuchar, es decir, dejan de ser meros productos u objetos para asociarse a atributos emocionales.

El storytelling permite destacar las principales ventajas del producto o marca y hacerlas atractivas incluso para targets que en principio no tengan mucho que ver sus públicos habituales. El storytelling es la solución comunicativa ideal para reducir las distancias con el público, aportar un aire extra de originalidad, innovación y creatividad a las acciones y comunicados. En este sentido, las agencias tienen un campo inmenso de oportunidades para explotar, donde sin necesidad de grandes cantidades de inversión, se pueden conseguir resultados muy positivos para una marca.

Cómo puedo plasmar mejor el storytelling:

Uno de los recursos más habituales y que permite explotar al máximo todo el potencial del storytelling son los vídeos. Un vídeo puede hacer que la historia de la marca del cliente llegue a un público mucho mayor, utilizando por ejemplo la inmediatez de los canales sociales, y que se convierta en todo un fenómeno social.

Además, al contar una historia en un vídeo, se puede aprovechar y hacerla por fases para ir generando intriga entre la audiencia, haciendo que conversen entre ellos y que el boca a boca surja efecto.
 
Pero cada vez más las empresas de comunicación tratamos de contar historias que trasladen los valores de una marca y que conecten con sus públicos a través del mayor número posible de formatos (video, infografía, apps, etc.), de manera que la experiencia sea consistente y se convierta en transmedia, para que la historia funcione y se relacione con los públicos de forma natural en diferentes entornos y momentos.

El storytelling también puede entenderse asociado a las técnicas de la oratoria, y contar con un portavoz de una empresa que domine la técnica y hable de forma cercana, próxima y empatice con el público, puede garantizarnos el éxito.

La comunicación y las relaciones públicas no son modas pasajeras. En este sector no es suficiente con ser los primeros en adaptarnos a las nuevas tendencias, sino que debemos ser capaces de combinar nuestra actitud de “early-adopters” con nuestra capacidad creativa, y convertirnos así en generadores de tendencias. Me surge una última pregunta antes de terminar este post…  ¿Se seguirá llamando storytelling a la técnica de narrar historias o recibirá algún nuevo nombre en unos años?

 
 

Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.